L-Carnitina

 

La L-Carnitina es un aminoácido natural que tiene un papel importante en el metabolismo de las grasas, funcionando como transportador de ácidos grasos en la mitocondria.

La L -Carnitina aumenta la energía mediante la estimulación de la quema del cuerpo de triglicéridos como combustible, y eleva la reserva de glucógeno en el hígado para prolongar el esfuerzo. Durante el ejercicio, el cuerpo comienza la quema de grasa a partir del 75-80% del esfuerzo máximo, por lo tanto, le permite al cuerpo quemar más grasa, ahorrar más glucógeno, y en última instancia, aumentar la resistencia y el rendimiento.

Es el aminoácido óptimo en el proceso de quema de grasa.

La mayoría de las personas adultas consume en promedio 50 mg de carnitina por dia a través de la dieta, pero esto no es suficiente, hay que tener en cuenta que los vegetarianos no consume suficiente cantidad debido a que los alimentos fuentes de carnitina son los de origen animal como la leche o carne roja, por eso en estos casos es fundamental la suplementación

La deficiencia de L-Carnitina, tiene algunos inconvenientes entre otros.

  • Depósitos de grasas (triglicéridos) en los tejidos
  • Degeneración grasa del tejido cardiaco, hígado, músculo
  • Cansancio y pérdida de vitalidad
  • Atrofia muscular, fatiga
  • Incremento del tiempo de recuperación
  • Depresión del sistema inmune
  • Deterioro de los parámetros sanguíneos (Hematocrito, hemoglobina, etc.)
  • Disminución de la actividad del esperma ; infertilidad
  • Desordenes en el crecimiento en niños
  • Alteraciones cardiovasculares: fallo cardiaco, angina de pecho, arritmia
  • Alteraciones hepáticas: cirrosis, disturbios hepáticos
  • Reducción de la síntesis proteica
  • Incremento de la susceptibilidad hacia los metabolitos tóxicos tales como radicales amonio o radicales libres.

 La Población que se beneficiaría con la suplementación de carnitina:

  • Atletas
  • Personas con dietas bajas en calorías
  • Ancianos
  • Situaciones de estrés (trauma, estrés físico o psíquico)
  • Diversas enfermedades (diabetes, alteraciones endocrinas, cirrosis hepática, hemodiálisis, alteraciones neuromusculares como distrofia muscular, SIDA).