CONSEJOS PARA REDUCIR EL CONSUMO DE SAL 


1-Elija alimentos frescos

 La mayor parte del sodio que consumimos proviene de alimentos procesados, por lo tanto lo ideal es consumirlos con menor frecuencia y en porciones más reducidas. Ejemplos de estos alimentos: aquellos que contienen quesos como pizzas, salchichas, embutidos, alimentos listos para comer, enlatados.

Prefiera los alimentos frescos que tienen menos sodio

 

2- Prefiera alimentos preparados en casa

Cocine en casa con más frecuencia, para poder controlar los ingredientes de sus comidas, eso le va a permitir limitar la cantidad de sal o tener un control.

 

3-Consuma frutas y verduras

Estas son muy bajas en sodio, es muy importante que estén presentes en cada almuerzo y cena.

 

4-Elija productos lácteos bajos en sodio

Prefiera leche o yogur descremados antes que el queso, el cual contiene más sodio.

 

5-Ajuste su paladar

Reduzca la sal que consume gradualmente, y preste atención al sabor natural de varios alimentos.

 

6- No añada sal

No utilice sal para cocinar, no lleve saleros a la mesa. Reemplace la sal por otros condimentos como hierbas, ajo, vinagre, jugo de limón, pimienta, albahaca, jengibre o romero.

 

7- Lea las etiquetas

Lea las etiquetas de los alimentos para elegir aquellos que menor contenido de sodio tengan. Prefiera aquellos que en sus etiquetas figure la leyenda “bajo en sodio”, “sodio reducido” o “sin sal adicional”

 

8- Ojo con ciertos alimentos y condimentos

Alimentos como salsa de soja, salsa de tomate, pepinillos, aceitunas, aderezos para  ensaladas y paquetes de sazonador, tienen alto contenido  de sodio. Elija salsa de soja y tomate con bajo contenido de sodio. Coma palillos de zanahoria o apio en lugar de aceitunas o pepinillos. Use únicamente parte de los paquetes de sazonador en lugar del paquete completo.